Blogs

Reflexiones 367 vistas Aug 28, 2016
LA AUTORIDAD

 

Amados hermanos, hoy les traigo un tema muy importante, (La Autoridad)

 

Así dice el Señor, aquel que no tiene Autoridad, no me tiene a mí, porque yo soy La Autoridad.

 

Amados hijos, cuando hagan algo en mi nombre háganlo con Autoridad, pues yo le he dado Autoridad a todo aquel que en mi cree, recordemos este lindo verso.

 

JUAN 14: 12 – 14

De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

 

Es muy importante recordar estos versos bíblicos que son muy populares, pero que se olvidan muy rápido, en una revelación el Señor JESÚS me dijo: Cuando declares algo, cuando reprendas demonios, cuando quieras hacer sanaciones, todo hágalo con Autoridad, pidiendo a DIOS padre en mi Santo nombre, de esta manera (En el nombre de nuestro Señor y Salvador JESUCRISTO).

 

Si hay un hogar sin Autoridad, es un hogar sin DIOS, todo hogar en el que no existe un siervo de DIOS con Autoridad, es un hogar débil, vacío y lleno del espíritu contrario de DIOS, por eso viven en temor, enfermedad, dudas, con doble ánimo y pobreza.

 

Como siempre les hablo a todos con Autoridad, hoy les repito, toma una decisión, la Gran decisión (Reciba a JESUCRISTO, como Señor y Salvador en su vida) y a partir de ese momento su vida cambiara, si usted tiene a JESÚS, usted lo tiene todo, desde ese momento declare todo lo que quiere, pídale a DIOS en el nombre de JESÚS, hágalo con Autoridad, porque lo que usted pide o hace en el nombre del Señor, él lo hará.  

 

A continuación, dejo algunos versos, que tratan sobre la Autoridad.

 

SAN MATEO 8: 1 – 3

Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha gente. Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su lepra desapareció.

 

Aquí el hombre propone y JESÚS dispone, el leproso dijo, si quieres límpiame y JESÚS dijo quiero y al instante su lepra desapareció, JESÚS no dudo, con autoridad dijo quiero.

 

SAN MATEO 8: 5 – 13

Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente di la palabra, y mi criado sanará. Porque también yo soy hombre bajo autoridad, y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. Al oírlo Jesús, se maravilló, y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces Jesús dijo al centurión: Ve, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

 

Aquí se muestra un acto de fe muy grande, el centurión creyó en JESÚS y dijo solamente di la palabra, y mi criado sanara y JESÚS dijo al centurión, ve y como creíste, te sea hecho y su criado fue sanado en aquella misma hora, fue un acto de fe y Autoridad.

 

SAN MATEO 8: 14 – 17

Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía. Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

 

Aquí JESÚS cumple lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: Él mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias. El que en JESÚS cree ya no padece nada porque él se lo llevo ya.

 

SAN MATEO 8: 23 – 27

Y entrando él en la barca, sus discípulos le siguieron. Y he aquí que se levantó en el mar una tempestad tan grande que las olas cubrían la barca; pero él dormía. Y vinieron sus discípulos y le despertaron, diciendo: ¡Señor, sálvanos, que perecemos! Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza. Y los hombres se maravillaron, diciendo: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?

 

Aunque los discípulos de JESÚS eran hombres de poca fe, el Señor reprendió con Autoridad a los vientos y al mar, y se hizo grande bonanza, y ellos dijeron: ¿Qué hombre es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?

 

SAN MATEO 8: 28 – 34

Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. Y los demonios le rogaron diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. Él les dijo: Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas. Y los que los apacentaban huyeron, y viniendo a la ciudad, contaron todas las cosas, y lo que había pasado con los endemoniados. Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y cuando le vieron, le rogaron que se fuera de sus contornos.

 

Este verso es muy especial para mí, aquí sucedió algo muy grande, cuando los mismos demonios afirmaron con Autoridad, al decir: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? Ahí ellos afirmaron que JESÚS es el hijo de DIOS.

Luego afirman el tormento que ellos vivirán en el gran juicio, cundo dicen: ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo?

Después los demonios se someten bajo la Autoridad de JESÚS, diciendo: Si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos. Él les dijo: Id.

¿Porque muchas personas no habían podido reprender a esos demonios?, es sencillo porque ninguno hablo con Autoridad, en el nombre poderoso de JESÚS.

 

Amado hermano, hoy te invito a ser parte de DIOS por medio de su amado hijo JESUCRISTO, no sea una persona débil, enferma, con problemas de todo tipo, hoy conviértase en una persona llena de amor, con la Autoridad que el señor JESÚS nos dejó, porque el que en él cree ya es salvo, más el que no cree ya ha sido condenado.

 

La paz del Señor este con todos ustedes y reciban todas estas palabras en el nombre poderoso de JESÚS, amen y amen.

 



Colaboradores

Hermanos: 0 miembro (s)

Comparte ?

0

Clicks ?

0

Viral Lift ?

0%